Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Ana Catalina Godoy

Bahía Blanca

Estructuras profundas del pensamiento. PARTE I

Estructuras profundas del pensamiento. PARTE I

Estructura profunda del pensamiento

Aspectos físicos y emocionales . Cómo interactúan en el cerebro humano.

Cuando abordamos temas tales como conductas humanas, estructuras del pensamiento de las personas, vínculos y relaciones, adentramos en un ámbito múltiple donde la conciencia, la formación académica y la vulgar (o asistemática), la química y la física entran en acción e interacción.

Hay sectores del ámbito científico que sostienen que cuando nacemos el cerebro no es una página en blanco. Existe una herencia genética (sin caer en determinismos) que se suma al resultado del entorno.

Las neuronas del cerebro reciben un estímulo que produce reacciones químicas: “neurotransmisores” – las neuronas se comunican entre sí eléctricamente. Estos neurotransmisores desencadenan en nuestro cuerpo una “consecuencia” o “reacción”. Ese estímulo, en cuestión, puede bien ser producido por una “emoción”.

Por ejemplo: la satisfacción de un alumno que ha sido felicitado por su profesor por una tarea, o cualquier otro hecho análogo basado en resaltar honestamente, sinceramente, algo valioso del sujeto y para el sujeto.

De idéntica manera pero ahora haciendo una versión negativa del ejemplo precitado: ésto también va desencadenar una “emoción” que pronto saldrá a la luz manifestándose en el cuerpo del alumno, en su salud y en sus palabras y coductas.

Ahora volvamos al aspecto físico de nuestro cerebro usando, para ello, material básico de manuales de biología, youtube, etc. para ilustrarnos sobre el mismo sin ser doctos en neurociencias:

Nuestro cerebro está constituido a maneras de capas o estratos evolutivos por un cerebro reptiliano o básico en su parte más profunda conectado a la parte superior de la médula espinal: sus funciones vitales son básicas y movimientos autónomos.

Luego, tenemos la corteza y el sistema límbico (como en todos los mamíferos) en la que se suceden aprendizajes, emociones y también es espacio de la memoria.

Por último, está la región de las partes cognitivas superiores: nuevo estrato: neocortex, que sirve para planificar, observar, comprender, desarrollar la voluntad, elaborar símbolos. El hombre posee este neocortex, los monos también. La diferencia entre ambos es que la corteza cerebral en el hombre constituye el 76% del cerebro y en los monos supone el 72%.

Este 4% es lo que favorece el conocimiento intelectual que completa y enriquece al conocimiento propio e instintivo de la especie. Inclusive los hijos de los hombres pueden ampliar los conocimientos adquiridos de los padres. Y, además, por una cuestión de memorias asociadas, sociales e históricas este conocimiento trasciende a la muerte.

Muchas funciones en el cerebro se dan en forma paralela enlazada y de manera dinámica entre el Hemisferio Izquierdo (pensamiento lógico, racional, analítico) y el Hemisferio Derecho (emociones, creatividad, imaginación). Cada uno de estos Hemisferios está conformado por cuatro lóbulos:

Frontal: Conocimiento e inteligencia.

Parietal: Sensorial.

Occipital: Visual.

Temporal: Auditiva.

Desde la educación se debe estimular esta interacción de los Hemisferios Cerebrales. La neurociencia carece de teorías que unifiquen los conocimientos que se fueron produciendo en los últimos tiempos.

Podemos decir, además, que los animales no tienen conciencia de sí mismos; los mamíferos pueden experimentar formas rudimentarias de esta conciencia: por ejemplo, noción de muerte. El hombre tiene conciencia social y colectiva, y puede experimentar empatía con otros, experimentar en forma voluntaria estados de humor y emociones.

“Nuestra vida debe procurar ser una construcción ecológica consciente”



escrito el 19 de febrero de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar